Inicio Regionales ARTÍCULO DE COLECCIÓN: “CERRO EN MEDIO” O “CERRO AL MEDIO”

ARTÍCULO DE COLECCIÓN: “CERRO EN MEDIO” O “CERRO AL MEDIO”

304
0
Compartir

BREVE ANALÍSIS TOPONÍMICO Y DIVISIÓN TERRITORIAL ACERCA DE ESE PARAJE AHORA PERTENECIENTE AL MUNICIPIO NEIBA.

Por: Lic. Edwin J. Acosta S.   Para: IdentidadBahoruquense

La cuestión parecería fácil. En la Ley No. 230-97, G.O. 9968, del 30 de noviembre de 1997, que dispone que ese paraje estará adscrito al municipio Neiba, puede leerse claramente “Cerro al Medio”. Además, la última división territorial publicada oficialmente por la Oficina Nacional de Estadística en el año 2015, denomina el lugar como “Cerro al Medio” (Cfr. Oficina Nacional de Estadística (ONE). División Territorial 2015, Santo Domingo, octubre 2015, Pág. 65).

Esa variante del nombre, “Cerro al Medio”, ha sido aceptada por la generalidad de los habitantes del poblado durante las últimas dos décadas,  sin que se conozca ningún desacuerdo público al respecto. De hecho, a la entrada Este del pueblo puede observarse un rótulo que textualmente dice: “Bienvenidos a Cerro al Medio”. Sin embargo, el escrutinio acerca del topónimo de ese pueblo, nos conduce a una disensión.

Obviamente ese topónimo se enmarca dentro del grupo esquemático de los vinculados a la topografía, ya que hace referencia a una característica física notoria de ese lugar.

VARIANTES DEL NOMBRE

Resulta necesaria la aclaración sobre las variantes históricas que ha tenido el nombre; pues el topónimo se ha escrito distintamente como “Cerro al Medio”, “Cerro en Medio”, Cerro del Medio”, e incluso “Serro en Medio”. Como bien puede advertirse, se trata de una variación en la escritura del nombre, no de un cambio de nombre per se. Las variaciones de ese topónimo envuelven las contracciones “al”, “en”, “del”; pero la idea central de la concepción del nombre no varía: un cerro que está en el medio del panorama visual.

“Cerro al Medio”, como ya se ha dicho, es advertido en la referida Ley No. 230-97, que dispone que el paraje Cerro al Medio estará adscrito al municipio de Neiba; y en Oficina Nacional de Estadística (ONE). División Territorial 2015, Santo Domingo, octubre 2015, Pág. 65; entre otras documentaciones.

“Cerro en Medio”, se observa en la Ley No. 125, G.O. No. 5320, de fecha 06 de junio del año 1939, sobre División Territorial de la República. En la Ley No. 5220, G.O. No 8407, de fecha 30 de septiembre del año 1959, sobre División Territorial de la República Dominicana. También en Eliades Acosta Matos. La Dictadura de Trujillo: Documentos (1940-1949), Tomo II, Vol. 4, Santo Domingo, 2013, Pág. 249; entre otros documentos históricos.

“Cerro del Medio”, se escribe en “Colección Herrera. La Restauración en el Sur”, Boletín del Archivo General de la Nación, año XXIV, No. 104, enero-diciembre de 1962, Págs. 173, 178, 188 y 201.

En tanto que “Serro en Medio”, se advierte en “Estado de la Tenencia de Neyba”, de fecha 26 de febrero del año 1863, citado en José Abreu Cardet. Elia Sintes Gómez. El Alzamiento de Neiba: Acontecimientos y Documentos (Febrero de 1863), Santo Domingo, 2012, Pág. 209.

Preexistencia del topónimo antes del año 1863

No se ha podido determinar el año exacto del surgimiento de ese topónimo, pero se puede asegurar que antes del año 1863 ese nombre ya existía dentro de la toponimia neibera.

La preexistencia de la variante “Cerro del Medio” antes de 1863, se evidencia en las declaraciones dadas por José Antonio de Mesa (a) Dandana y José de La Paz (a) Rey, durante el proceso de instrucción penal encausado por el alzamiento restaurador del 2 de febrero de 1863, escenificado en Cambronal y Neiba (Cfr. Boletín del Archivo General de la Nación, año XXIV, No. 104, enero-diciembre de 1962, Págs. 173 y 178).

DEMARCACIÓN TERRITORIAL

Para el referido año 1863, ya “Cerro del Medio” es señalado como una sección territorial ubicado entre Cambronal (hoy Galván) y Neiba; pero ambas secciones, “Cambronal” y “Cerro del Medio”, pertenecían para la fecha a la común Neiba.

Para el año 1881, de conformidad con la Gaceta Oficial No. 385, del 29 de octubre de ese año, se advierte de manera oficial a “Cerro en Medio” con la categoría de sección (Cfr. Alejandro Paulino Ramos. Censos Municipales del Siglo XIX y Otras Estadísticas de Población, Ediciones del Archivo General de la Nación, Santo Domingo, 2008, Pág. 28).

Para el año 1939, la nueva ley sobre  División  Territorial  de  la República Dominicana, Ley No. 125, G.O. No. 5320, de fecha 06 de junio de ese año, incluye a “Cerro en Medio” con la categoría de sección municipal perteneciente a la común Neiba.

A partir del año 1956, de conformidad con el Párrafo I, del Art. 5, de la Ley No. 4400, G.O. 7964, de fecha 31 de marzo del referido año,  sobre División Territorial de la República, “Cerro en Medio” formó parte de la jurisdicción de la sección Galván.

Puede observarse que desde finales del siglo XIX hasta mediados del siglo XX, el poblado tuvo la categoría territorial de sección, de conformidad con las distintas leyes señaladas anteriormente. Sin embargo, con la aludida Ley 4400 del año 1956 el pueblo es objeto de una degradación territorial tácita, es decir, “Cerro en Medio” experimentó una involución territorial que le transformó de sección a paraje. Aunque la citada Ley 4400 no estableció de manera expresa tal degradación, fusiona no obstante, a “Galván”, “Cerro en Medio”, “El Mamón” y “El Tanque”, bajo la sección denominada “Galván”. Esa fusión implicó, razonablemente, que “Cerro en Medio” adquiriera la categoría de paraje, bajo la égida de la sección “Galván”.

Es bajo esas circunstancias que el legislador al aprobar la citada ley 230-97, asume que la categoría del poblado es de paraje. En la actualidad “Cerro en Medio” constituye un paraje del municipio Neiba desde el año 1997, de conformidad con la referida Ley. No. 230-97.

OFICIALIDAD DEL NOMBRE

Tradicionalmente, y al menos desde el año 1881, el lugar fue denominado “Cerro en Medio”, aunque con algunas variantes del nombre; pero a partir del año 1997, por lo general el pueblo suele denominarse “Cerro al Medio”, debido a las disposiciones de la referida Ley 230-97; de hecho, esa variante es recogida por la Oficina Nacional de Estadística en la última división territorial del país.

Lo que ha pasado desapercibido, al menos para la generalidad, es que la aludida Ley 230-97, no hace ninguna designación ni cambio de nombre para ese poblado, sino que simplemente, hace mención del mismo. Veamos:

 “Articulo 1.- El Paraje de Cerro al Medio queda adscrito al municipio de Neyba.”

El texto legal trascrito anteriormente, a simple vista corto y sencillo, afecta sin embargo, dos aspectos complejos que ha conducido a muchas personas, incluso personas muy instruidas, a incurrir en errores.

El primer aspecto que afecta el referido texto legal, es lo concerniente a la jerarquización territorial, tema que no es objeto de este escrito, y que reitera la condición de paraje que tiene el pueblo.

El segundo aspecto, sí es objeto del presente análisis; pues se trata de un aspecto toponímico. El legislador asume la existencia previa de los nombres de los pueblos “Cerro en Medio” y “Neiba”, pero en ambos incurre en yerros de escritura y los desfigura en “Cerro al Medio” y “Neyba”. Sobre la oficialidad del topónimo “Neiba” ya se ha hecho referencia en otros escritos.

Las  disposiciones del aludido Art. 1 de la Ley No. 23-97, no pueden aceptarse, bajo ningún concepto, como una designación de nombre. La oficialidad del nombre de un lugar determinado, emana de una norma jurídica. Esa norma jurídica puede ser ley, decreto o resolución.

La oficialidad debe ser aceptada solo en los casos en que haya una designación expresa del nombre, pues la simple mención no constituye una designación. Esa es la razón por la cual no debemos aceptar la mención del nombre “Cerro al Medio” advertido en la referida Ley 230-97, como una designación, tampoco debe aceptarse como un cambio de nombre por el de “Cerro en Medio”, cuya oficialidad de ese último nombre se remonta al año 1881, y posteriormente ratificado por las citadas leyes de 1939, 1956 y 1959, respectivamente; pues repetimos, la ley de 1997 ni designa ni cambia de manera expresa el nombre de ese pueblo, simplemente hace alusión al mismo, incurriendo en un error material al momento de escribirlo.

La oficialidad del nombre “Cerro en Medio” se advierte en la citada Ley No. 5220, G.O. No 8407, de fecha 30 de septiembre de 1959, sobre División Territorial de la República Dominicana; norma jurídica que siguió tal cual en lo concerniente al tema tratado a la  Ley No. 4400, G.O. 7964, de fecha 31 de marzo del año 1956,  sobre División Territorial de la República; la que a su vez siguió a la Ley No. 125, G.O. No. 5320, de fecha 06 de junio del año 1939, sobre  División  Territorial  de  la República Dominicana. En ese sentido, el  Párrafo VI, Art. 4, de la aludida Ley No. 125, del año 1939, expresa lo siguiente:

“Art. 4. Párrafo VI.- La común de Neyba está constituida por la villa del mismo nombre, que es la cabecera, y las secciones siguientes:

(…)

9.-Cerro en Medio”.

Como puede observarse, el referido texto legal del año 1939, ratificado por la Ley 5220 del año 1959, señala que “Cerro en Medio” es una de las distintas secciones de la entonces común, llamada “Neiba”. De eso se puede interpretar, objetivamente, una designación de nombre, lo que evidentemente lo hace oficial.

La Ley No. 230-97, G.O. 9968, del 30 de noviembre de 1997, no designa el nombre del poblado, tampoco cambia el nombre “Cerro en Medio” por “Cerro al Medio”, pues de haberlo querido el legislador debió dejarlo establecido de manera expresa en la Ley, lo cual evidentemente no ocurre. Si bien impera, en cuanto al Derecho, el principio jurídico lex posteriori derogati prior (ley posterior deroga a la anterior)sin embargo, al tratarse en la especie de un topónimo, hay que considerar que la ley del año 1997, como tal, no modifica las leyes anteriores que consignaron el nombre, sino que solo lo integró a la nueva división territorial, por lo que no aplica en el caso tratado el principio de ley posterior. Tal y como nos ha dicho en privado nuestro amigo y mentor Welnel Feliz, “la variante del nombre Cerro al Medio, ciertamente es un error del legislador y de la ONE que se debe corregir”.

Examinado lo anterior, es obvio que las disposiciones de la referida Ley 230-97 no pueden verse sino, como una mera mención distorsionada del nombre, cuya oficialidad sigue dada por la aludida Ley 5220 del año 1959, que siguió a la Ley 4400 del año 1956, la que a su vez siguió a la Ley 125 del año 1939, al designar el nombre del pueblo como “Cerro en Medio”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.