Inicio Opinion Época de la Información y el Conocimiento: Un nuevo paradigma social, educativo,...

Época de la Información y el Conocimiento: Un nuevo paradigma social, educativo, económico y político al que debemos adaptarnos.

45
0
Compartir

Por: Welkin Cuevas

“Saber es poder. Informar es liberar.

La educación es una condición del progreso en todas las sociedades, en todas las familias”.

– Kofi Annan.

Ex–Secretario General de la Organización de

Las Naciones Unidas (ONU) entre 1997 y 2006.

La tendencia hacia los periódicos digitales, las redes sociales, las revistas electrónicas, las páginas web, el Big data o almacenamiento y procesamiento masivo de informaciones, las bibliotecas virtuales, los “webinar” o conferencias en línea -en el ámbito laboral y en la educación- y el interés de la gente por las políticas públicas; son un resumen de los elementos que conforman la “sociedad de la información y del conocimiento”, una época en la que concurren las tecnologías de la información y la comunicación (TICs), junto con la etapa más importante para la humanidad en cuanto a la capacidad de adquirir y construir conocimientos.

En esta misma época –iniciada en el siglo 20 con el origen de la computadora y el surgimiento de la Internet, profundizada en el presente siglo 21 y su el eje principal para el desarrollo continuo, es y seguirá siendo por largo tiempo: los servicios basados en el conocimiento, los cuales –juntos a las TICs)-, habrían de convertirse en la nueva economía de una sociedad apuntalada en la información, como lo vaticinó el Sociólogo Estadounidense Daniel Bell, en su afamada obra El Advenimiento de la Sociedad Post-Industrial, publicada en 1963.

Esa perspectiva es compartida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (UNESCO) en su primer informe mundial del año 2005, donde señala que “desde mediados del siglo XX la formación de las personas y los grupos, así como los adelantos científicos y técnicos y las expresiones culturales, están en constante evolución, sobre todo hacia una interdependencia cada vez mayor”, y a continuación reafirma dicho informe, que “las sociedades emergentes –dentro de las cuales incluimos a la República Dominicana- no pueden contentarse con ser meros componentes de una sociedad mundial de la información, sino que junto a esta, tendrán que ser sociedades en las que se comparta el conocimiento, a fin de que sigan siendo propicias al desarrollo del ser humano y de la vida”.

Eso implica además el desafío de movernos como individuos hacia una posición flexible en cuanto  la capacidad de adaptación a los actuales y futuros retos emergentes con la dinamización de la revolución tecnológica en la presente época de la Información, el Conocimiento y la Comunicación; ingresando a un nuevo paradigma donde a los individuos les constituye un requisito imprescindible, incorporar nuevos conocimientos, competencias, aptitudes, actitudes, habilidades y destrezas gerenciales, idóneas para ser competitivos en el presente y futuro en todos los renglones de la vida nacional e internacional.

En el ámbito político también tiene un importante impacto esta nueva era, a través de la tendencia ha traído la visión de una ciudadanía: se consolida como una sociedad que día tras día hace suya la cultura y comprensión del valor de su propia participación en los asuntos políticos que afectan a sus comunidades –ya no sólo participando en la denominada democracia electoral- sino que gracias a los cambios generados por la Sociedad de la Información y el Conocimiento, es una ciudadanía que en gran medida reivindica con mayor ahínco el contenido de la democracia como fundamento de las obligaciones del Estado con las iniciativas de inclusión social, la buena administración, la eficiencia, etc., sumado a las exigencias de transparencia a los funcionarios públicos.

Finalmente, como también ha dicho la UNESCO en el informe citado, para “el consenso por el que avanza la universalización de la denominación de la presente era como del conocimiento, quedan sin embargo pendientes discusiones en torno al contenido global de este concepto en el sentido de establecer si de forma homogénea los países menos desarrollados se conformaran con incorporar las nuevas tecnologías en procura de cerrar la denominada brecha digital o si en cambio se ocuparan a la vez de la brecha cognitiva –brecha del conocimiento, significa esto, referido a la brecha que separa a los países más favorecidos de los países en desarrollo, y más concretamente de los países menos adelantados, los cuales tiene pendientes el reto de saber poner la comunicación y la información al servicio de la transmisión del conocimiento en sus contextos global, integral e interdependiente”.

En ese sentido será el análisis de nuestra próxima publicación.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce − 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.