Inicio Opinion Empoderamiento y liderazgo de los jóvenes en la provincia Bahoruco

Empoderamiento y liderazgo de los jóvenes en la provincia Bahoruco

46
0
Compartir

Por: Welkin Cuevas

Ser líder no debe ser confundido con ser jefe, mucho menos debe ser considerado que el líder es una persona que puede exhibir riquezas materiales y que se ocupa de hacer diferente a las de sus prójimos, las condiciones de vida de él y de sus familiares. Es efímero el liderazgo donde no hay disciplina. Somos más fuertes con visión colaborativa.

Una maravillosa experiencia debo testimoniar de los recorridos en las secciones, parajes, Distritos Municipales, Barrios y Municipios de Bahoruco, acompañado y asesorado por un extraordinario equipo que cada día crece más, gracias a la bendición de Dios y la generosidad de esos hombres y mujeres que estimulan la dedicación de seguir conociendo con la mayor profundidad que lo amerita, la situación en todos los planos de nuestra provincia.

Es así como en nuestra amada Bahoruco he tenido la oportunidad de escuchar, conversar, comprobar y aprender de la más sabia de las fuentes -como lo es la voz misma del pueblo- que expresa las principales inquietudes, pero en esta ocasión abordaré el sentir de los jóvenes.

Son consistentes las manifestaciones de empoderamiento de mayores espacios para desarrollar liderazgos reclamados por los jóvenes.

A esos anhelos se suma la insistente advertencia de que no es posible lograr el desarrollo pleno sin contar con las fuentes de empleados que les permita a la gente por si mismas costear sus estudios y las de sus familias.

Frente a esas verdades irrefutables mis recomendaciones van siempre en la dirección de animarles a que las personas decididas a desarrollar liderazgo, son a la vez personas con el compromiso de impulsar cambios, innovar y desplegar su talento, experiencia y potencial de trabajo para seguir mejorando las condiciones colectivas de la provincia Bahoruco.

Así, pensando siempre de manera positiva es como debemos enfocar la realidad si queremos abordarla con propuestas que conduzcan al éxito. Recordando que ser líder es, en la mayoría de los casos, el resultado de un gran sacrificio y la dedicación constante de una persona emprendedora y diligente, preocupada honestamente para el desarrollo de la comunidad.

También va mi recomendación en la línea de resaltar que son líderes quienes persiguen que los logros sean reconocidos a sus organizaciones sociales, estudiantiles, sin fines de lucros y campesinas, juveniles, mujeres organizadas, clubes culturales y equipos deportivos y las Asociaciones de Padres, Madres y Tutores de las Escuelas: cuyas organizaciones aglutinan el sentir del sector o segmento que representan.

Es de ese comportamiento transparente, auténtico y de sincera entrega: desde donde nace espontáneamente –sin que usted lo esté buscando- el reconocimiento por parte del pueblo o la organización, sector, barrio, comunidad o municipio como resultado de la conciencia colectiva que asume como líder a las personas que se destacan en esa conducta de vida al servicio de las mayorías.

Ahora bien, cuando una persona asume el papel del liderazgo; también asume automáticamente una serie de responsabilidades, desafíos y retos: que cada día se incrementan sobre sus hombros.

Frente a esos desafíos, el líder no puede claudicar jamás; no puede el líder renunciar a aquello que las circunstancias le ponen a cargo para servir. Pues debe seguir hacia adelante, luchando por lo que quieren las personas a quienes representa, y seguir abogando por las mejores causas comunitarias de las organizaciones por las cuales se ha comprometido a luchar.

Es por eso que el líder debe desarrollar una serie de cualidades, habilidades, destrezas y aferrarse a unos valores y principios.

Por ejemplo: el líder efectivo –y cuando digo efectivo me refiero al líder que impacta para que otras personas actúen como agentes de desarrollo- es a la vez y por fuerza de gravedad, una persona emprendedora e innovadora-; pues sino es así, no tendrá capacidad de servirle a sus organizaciones y comunidades.

Desarrollar esas habilidades es posible, integrando nuevos conocimientos y desarrollando las competencias, aptitudes, actitudes y destrezas gerenciales –así como lo escuchan, destrezas gerenciales- porque el liderazgo efectivo, innovador y emprendedor- debe ser una capaz de evaluar las condiciones favorables y también las adversas; con determinación a gestionarlas.

Pero, sobre todo, el líder, efectivo, innovador y emprendedor, debe ser capaz de adaptarse a los cambios que trae de las manos y de forma acelerada, el presente siglo 21. Cambios que conducen a planificar la transformación productiva de nuestra provincia como otras demarcaciones lo están aprovechando y lo impulsa la Estrategia Nacional de Desarrollo

Un próximo artículo abordaré una serie de recomendaciones para desarrollar el potencial de los jóvenes que emprenden el camino hacia el liderazgo. No sin dejar de destacar la importancia del Liderazgo colaborativa, en el que la experiencia de los políticos que nos anteceden, juega un rol que debemos respetar y considerar como referentes en cuanto aplique.  

El Autor es Abogado, profesor Universitario y Político de la provincia Bahoruco.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.